Como saber si nuestras amigas influyen en nuestras finanzas

Nuestras amigas sin duda son nuestras mayores aliadas, con ellas conversamos, les contamos nuestros secretos, nos despejamos, nos vamos de compras, y muchas veces también por ellas terminamos defalcadas poniendo la salud de nuestras finanzas en riesgo.
Y es que aún cuando éstas constribuyen positivamente en muchas áreas de nuestras vidas, también pueden ser una gran influencia a la hora de tomar decisiones sobre cómo invertiremos nuestro dinero.

Para ayudarnos a reconocer claramente cuáles son esas archi enemigas de nuestra economía, el portal de ayuda financiera, LearnVest, nos presenta una lista de las más buscadas:

La que te insta a comprar: Ella será la que te impulse y convensa a comprar ese vestido caro que no necesitas pero, “te queda tan lindo.”, esa crema de la cara para la cual tendrás que empeñar un ojo, y esos tacones de diseñador que no sabes ni para qué actividad los usarás.

El problema con esta chica es que te hará enamorarte del producto, pagarás el costo, y más tarde llorarás al ver que te quedaste corta en los pagos del mes. Mejor trata de evadir el ir de compras con ella, o lleva justo el dinero que has separado y estás dispuesta a gastar en caso de querer comprar algo.

La avara: La persona avara no es una persona que no tiene dinero, sino que no le gusta utilizarlo. Es el tipo de persona que siempre estará buscando que alguien más pague por los gastos en lugar de ella, y querrá salir ganando al momento de dividir gastos.

Si eres una persona demasiado educada y no te gusta tener que exigir por tu dinero o cobrarle a nadie, esta amiga podría perjudicarte al hacer que pagues por cosas que no te corresponden o gastar más cuando le toca a ella cubrir su parte. En caso de tener que compartir y dividir alguna compra con esta persona, como ocurre cuando salen a cenar o hay algún tipo de fiesta, establece claramente desde el principio cuánto estás dispuesta a pagar, déjaselo saber y trata de mantenerte firme con tu decisión.

La competitiva: La inseguridad la caracteriza, por lo que tiene que apoyarse en el dinero que ella, sus padres o su pareja poseen para sentirse superior.Si permites que sus palabras te afecten, logrará hacerte parte de la competencia e instarte a poseer más que ella, por el simple deseo de no quedarte atrás o no sentirte parte del grupo. En lugar de irte a gastar como desesperada para agradarle, puedes intentar cambiar la conversación, explicarle cómo te sientes cuando habla de esa manera o enfocarte en temas que no envuelvan nada que tenga que ver con dinero.

La que cree que eres banco: Todo lo que tienes, ella lo quiere. Le gustan tus pendientes, tus zapatos, tu ropa, y siempre tiene alguna actividad especial para la cual pedírtelos prestados. Eso sin incluir la gran cantidad de ocasiones en que le has dado dinero por alguna emergencia.

El mayor conflicto con esta persona es que por ser su amiga y no su banco puede tomar los préstamos que le haces sin mucha importancia, dejándote a ti endeuda. Ella no tiene miedo de preguntar, por lo tu tampoco debes refrenarte a la hora de contestar. La próxima vez que te pida algo adicional, pregúntate, ¿es esa cosa algo valioso para ti? ¿Ella podría comprarlo si no te lo cogiera prestado? Si se trata de dinero, ¿te sientes realmente cómoda entregándole esa cantidad? ¿Hay algún tipo de garantía de que te lo devolverá? ¿Se le está haciendo una costumbre a esta persona el recurrir a ti por ayuda?

La curiosa: Ella quiere saber cuánto dinero tienes, cuánto pagas de alquiler, cuánto guardas en el banco, y cuál es tu salario anual. Busca todo tipo de información sobre tus finanzas para estar bien interesada, te da opiniones sobre cómo deberías utilizar tu dinero, y no necesariamente lo hace por tu bienestar.

Mantén a esta chica alejada de tus finanzas y déjale saber que no te gusta hablar de ese tema ya que lo consideras muy personal. Además, no tomes consejos de ella, sin saber exactamente cuáles son sus intensiones. Debes tener un cuidado especial si esa persona es un colega de trabajo o un pariente

La barata: Tiende a comprar todo en especial, busca siempre los lugares más baratos para cenar y te hace sentir mal si compras algo que considera caro o de marca conocida. Aun cuando pareciera que esta amiga no es un riesgo, verás que si se lo permites, terminarás gastando tu dinero doblemente al comprar cosas más baratas que no te gustan o de una mala calidad que luego tengas que reemplazar rápidamente porque se te rompan. Lo más importante es recordar que esa es su forma de ver las cosas y no la tuya. Haz tus compras personales en tus ratos libres y trata de no compartir con ella cuánto gastas en tus cosas.

A la que le gusta sólo lo bueno: Ella es perfectamente encantadora, y no le interesa para nada competir contigo. Más bien su único propósito es compartir y pasar un buen rato juntas. El único problema es que sabe lo que es bueno (y costoso), lo prefiere y puede costearlo. Si no te cuidas, esta chica te hará gastar en viajes que no puedes pagar, asistir a fiestas o conciertos para los que sabes que no tienes el dinero y comprar ropa y accesorios que están por encima de tu presupuesto. Para lograr un balance, trata de estar en control de los lugares a los que asistirán previamente y asegúrate de establecer un presupuesto adecuado antes de salir con ella.

Lo más importante es que aprendas a decir “no” cuando sea necesario, conozcas tus límites y entiendas que tu dinero debe ser controlado únicamente por ti. Verás que así podrás disfrutar aún más de tus amigas, sin tener que afectar tu bolsillo.

¿Reconoces a alguna de estas amigas en tu vida?

 

Deja un comentario